Indignación ante la iniciativa de ANV para anexionar Castro Urdiales a Euskadi

Indignación, repulsa y rechazo. Esa fueron las primeras valoraciones de urgencia surgidas hoy en Cantabria tras conocer que la formación independentista vasca ANV debatió una ponencia política en la que se contempla que el ayuntamiento cántabro de Castro Urdiales, junto a otros territorios que no pertenecen a la autonomía del País Vasco, se incorporen en un futuro a Euskadi, según sus palabras a «una gran Euskal Herria» que se denominaría «República de Navarra».

Quien reaccionó de forma inmediata fue el Partido Popular de Cantabria. La formación que preside Ignacio Diego anunció que este mismo lunes propondrá a los grupos con representación en el Parlamento cántabro que se consesue una resolución en la que «se rechace con contundencia y de manera concluyente» las pretensiones anexionistas vascas sobre parte del territorio de Cantabria.

Diego recordó que «no es la primera vez que desde grupos políticos vascos se pretende atentar contra la integridad territorial de Cantabria», y recordó que el llamado Plan Ibarretxe ya recogía entre sus planteamientos que Castro Urdiales formaba parte de Euskadi. «Que se les quite de la cabeza de una vez por todas. Ni Castro, ni Villaverde», subrayó Ignacio Diego, para quien ambos territorios «forman parte inseparable de Cantabria y su cantabricidad es incuestionable».

El líder de los populares cántabros añadió que «se debe poner fin a ciertos delirios de grandeza» que, en su opinión, en el caso de ANV «no existirían si el Gobierno del señor Zapatero hubiera actuado como debía impulsando su ilegalización».

La misma fuente reiteró que el PP se dirigirá mañana a los grupos regionalista y socialista en el Parlamento, con el fin de «plantear conjuntamente una resolución en la que quede claro y meridiano el rechazo contundente a las pretensiones anexionistas que cada cierto tiempo se plantean sobre el territorio de Cantabria por parte vasca».

El texto de la ponencia política debatida ayer en Baracaldo en el congreso de ANV (adelantada ayer en primera página por el periódico ABC) refiere que hay que dar pasos en el intento de anexionarse diversos territorios que pertenecen a otras autonomías. Es el caso, entre otros, del municipio cántabro de Castro, y de Miranda de Ebro y Treviño.

El texto político suscrito por el partido independentista reivindica que los habitantes de estos pueblos, «antiguos territorios navarros, han de tener el derecho, sin ningún tipo de presión de los estados u otros poderes, de decidir si quieren volver a unir su futuro al del conjunto de la Nación Vasca». En este sentido, destaca la tarea de años de diferentes agentes para sobre «bases reales y prácticas» construir y «unificar Euskal Herria».

Se añade que de cara al futuro y en la medida de sus posibilidades, trabajarán para impulsar la «revasquización de las zonas desgajadas» y la creación en sus gentes de una voluntad de recuperación de sus raíces vascas, respetando siempre la voluntad popular.

En las últimas décadas, desde diversas instituciones vascas se han protagonizado distintos intentos anexionistas de territorios cántabros, y muy especialmente en el municipio de Valle de Villaverde (Villaverde de Trucíos) y en la localidad de Agüera (Guriezo). En este último ayuntamiento, la pretensión vasca se concretó incluso en la retirada de carteles señalizadores de los límites de Cantabria lo que provocó una «guerra de carteles» y una contundente defensa de la «cantabricidad» por parte del por entonces alcalde del citado municipio, el regionalista Adolfo Izaguirre.

Extraído de: eldiariomontanes.es

Identificación